La psicología deportiva busca facilitar los procesos de cambio que permiten potenciar el rendimiento deportivo, lograr fortaleza mental para enfrentar cualquier situación en torno a la vida deportiva y potenciar los procesos de rehabilitación asociados al movimiento.